La magia como arte

 en El arte de la Magia

Habitualmente el profano medio suele considerar a “la magia” algo banal. Suele considerar que el mago en cuestión es un individuo que sabe realizar juegos de manos, trucos, mediante los cuales es capaz de engañarte, y a veces incluso, aumentar su ego tras haberte conseguido engañar. Pues bien, esto no es para nada así. Proyectando ese tipo de actitudes ante la magia lo único que consigue el espectador es, distorsionar la verdadera concepción de lo que es esta.

El arte del Ilusionista

Como bien decía el gran René Lavand, el término mago no es exacto, el término es “Ilusionista”.

El trabajo del ilusionista no es mas que el de traducir sueños. Hacer que lo imposible parezca posible, volver por un instante a ese estadio de nuestra vida en que éramos capaces de sentir real lo ilógico, lo inexplicable, la magia. Por tanto tal labor no puede recibir otro calificativo que no sea el de arte.

El ilusionista debe ser un individuo totalmente comprometido con el arte, puesto que debe tener todos sus sentidos ligados hacia él. El mago tiene que interpretar y comunicar cuando actúa, pero también tiene que elegir los efectos adecuados, que sepan interpretar lo que el ilusionista quiere transmitir. En definitiva digamos que el artista debe tener conocimientos generales independientemente de la magia, la cual complemente a esta.

El mago tiene que interpretar y comunicar cuando actúa, pero también tiene que elegir los efectos adecuados, que sepan interpretar lo que el ilusionista quiere transmitir.

Por último, y para cerrar este humilde artículo en el que reivindico el carácter artístico de la magia, llamo a esos espectadores que tienen una idea distorsionada del ilusionismo.

Relájate, deja salir al niño que llevas en tu interior y disfruta de la magia.

Entradas relacionadas
Comments
  • El Gran Padillini.
    Responder

    muy bueno me gusta soy un aficionado y te doy las gracias por hacerte amigo en Facebook. Un saludo (El gran Padillini).

Deja un comentario

0

Introduce un término de búsqueda

El placer de no copiar